cielo&suelo

Me suele pasar de vez en cuando que me canso y ralentizo mi vida en espera de nada especial, en esperar a que pase un poco de tiempo para que otro aire me empuje un poco más. No tengo grandes planes ni enormes conquistas de cimas inalcanzables, no quiero permanecer en lo alto de la ola ni ocupar ninguna portada de revista.

No solo me aburre mi inactivo trabajo, también me cansa la gente que lo llena, conversaciones basadas en intercambios de información sin atención mutua, bromas idiotas para pasar el tiempo. No busco llenarme de horas vacías ni de información que no me interesa. Tampoco necesito informar de mi vida, no busco la opinión de nadie ni asombrar con mis batallitas a ninguno. No tengo que llenar mis tardes con cualquier “amigo” entre cañas y tapas, ni buscar desesperadamente alguien con quien quedar un finde.

No he roto mis sueños porque creo que desde pequeño nunca tuve demasiados, así que no me he defraudado ni me he quedado corto. Crecí sobreviviendo en problemas ajenos y cuando tuve cordura de abordar los míos el presente solo me permitió solucionar cada día que venía. Mi máximo sueño actualmente es alcanzar la felicidad el mayor tiempo posible de cualquiera de las formas que se manifieste, no reparo en este aspecto. Cada día se puede llenar de nuevos caminos y estos me llevaran donde no creí llegar, pero sin expectativas no hay demasiadas desilusiones.

Luego está el peso de la vida, que no se con lo que me está esperando y como seré capaz de abordarlo. Pero este capítulo tan imprevisto prefiero responder a él cuando toque, sin preparar discursos previos que no se si servirán para nada.

lago Jagersee

De vez en cuando me voy al lago Jagersee para dar una vuelta, para pararme y oler el verde, para mirar el silencio y sentir el agua moverse, es el paraíso en mi cabeza, el lugar donde me pierdo cuando quiero descansar, y en el tiempo en que aun no nos había desgarrado la vida. Ahora con la cicatriz demasiado blanda sigo escapando porque es donde me gustaría perderme el resto de los días, donde me gustaría estar eternamente, donde curarme, donde acogerte cuando me necesites. Mi cielo no tiene nubes, mi cielo tiene sitio en la tierra.

Y entre idas y venidas, mi cabeza me deja descansar en tus brazos, donde mejor recuperan sus fuerzas de los días llenos y vacíos, donde tantas veces el tiempo se convierte en felicidad.

3 Comments cielo&suelo

  1. Guille 30 julio, 2011 at 21:51

    Si, ha pasado un año desde que encontré por azar, como casi todo en internet, este post. Un post que he releído decenas de veces y cada vez que lo leo me produce el mismo sentimiento de ternura y de comprensión hacia ti.

    No te conozco, cierto, solamente sé que cada palabra que has escrito en este post ha sabido llegarme a lo más profundo de mi Ser. De verdad, gracias, gracias por conmoverme como lo has hecho.

    Un abrazo

    Reply
  2. naturalezaviva 1 septiembre, 2010 at 00:26

    Ya sea en el lago Jagersse o en cualquier otro lugar de la faz de la tierra, disfrtuemos de ella.

    Siento cada palabra que dices como si salieran de mi propia boca.

    Mucho ánimo, que en este barco estamos todos y nunca se hundirá, eso tenlo claro.

    Reply
  3. Javi 12 julio, 2010 at 13:18

    debería haber un botón como en el facebook para poner que algo te gusta :-S
    Me gustaría poner algo que María Teresa de calcuta escribió:

    La vida es una oportunidad, aprovéchala.
    La vida es belleza, admírala.
    La vida es dulzura, saboréala.
    La vida es un sueño, hazlo realidad.
    La vida es un reto, afróntalo.
    La vida es compromiso, cúmplelo.
    La vida es un juego, disfrútalo.
    La vida es costosa, consérvala.
    La vida es un misterio, desvélalo.
    La vida es una promesa, lógrala.
    La vida es tristeza, sopórtala.
    La vida es un himno, cántalo.
    La vida es un combate, acéptalo.
    La vida es una tragedia, enfréntala.
    La vida es preciosa, jamás la destruyas.
    Porque la vida es la vida, vívela.

    Reply

Dejar una respuesta