Orgullo gay (y prejuicio)

Estamos en la semana del Orgullo, movimientos, manifiestos, reivindicaciones, conciertos, manifestaciones. Me cuesta sentir orgullo de algo que siento como mio, que venia conmigo al nacer y con lo que vivo cada día. No es mi opción, es simplemente mi forma de vida. Mostrarse orgulloso de una identidad colectiva (con la que se ha nacido) es también lo propio de todo nacionalismo…

Sin duda no siento orgullo porque no he tenido que esconderme demasiado, no he vivido reprimido ni marginado y no he sufrido en mis carnes la persecución ni la marginaron. Tal vez en ese caso mi lucha por unos derechos seria diferente y estaría orgulloso de mis logros, como lo puedo estar de toda esa gente que ha ido dejandose las ganas y las fuerzas para lograr lo que hoy podemos vivir en una aparente normalidad.

En una situación normalizada, sin ese pesado historial de discriminación, mostrar orgullo por ser homosexual sería tan absurdo como mostrarlo por ser heterosexual. Una virtud es un justo medio entre dos vicios, decía Aristóteles: demasiado orgullo es un vicio por exceso; baja autoestima o baja estima social, un vicio por defecto. Cuando el hábito tira por un lado, hay que escorar la nave hacia el lado contrario para buscar ese equilibrio. Así se puede entender, me parece, ese carnaval del Orgullo Gay: un escorar hacia el exceso para ir encontrando su justo y normalizado lugar.

Pero desde luego cada uno puede sentir Orgullo de lo que le apetezca y vivir cada día como mas le plazca. Es bueno el Orgullo de ser y sentir Orgullo por algo que defiendes, pero creo que tal vez enmascaremos las ganas de ocupar las calles y de fiesta con ese pretesto, y creo que ese camino esta lejos de la normalizacion, pero también tenemos que recordarle de vez en cuando al mundo que existimos, no somos enfermos y somos capaces de formar FAMILIAS mas solidas que las heterosexuales. Aun queda mucho camino por recorrer y se ganara en otro sitio que no sea esa manifestación, pero al menos servirá para celebrarlo… por nosotros y los que se han quedado.

4 Comments Orgullo gay (y prejuicio)

  1. yo 9 octubre, 2010 at 17:32

    ya he dado mi opinión, no tengo más que decir.

    Reply
  2. Javi 7 octubre, 2010 at 15:31

    yo esto contigo Peon… yo sí que voy al orgullo, pero admito que de orgullo o reivindicación no tiene nada… es una fiesta, una excusa para desfasar a tope, lo cual no está mal oye!! no me meto con eso, pero creo que deberían llamarse las fiestas de chueca porque de orgullo no tiene nada… Lo único que hace la LGTB es poner un lema cada año y ya está. Los empresarios se forran, Madrid se llena de turistas, y los gays, lesbianas, etc. nos divertimos unos días…

    Reply
  3. Peon de Rey de Negras 7 octubre, 2010 at 07:37

    Que notas a raiz de mi post o de mi blog? Me da igual que tu lleves una bandera todo el día encima de los colores que sea, si reivindicando eres más feliz, no soy de los que cuenta si se ha acostado con tres putas una noche ni con dos tios otra, porque no me interesa la vida de los demas más de lo que me apetezca hablar de la mia, no sé lo que se me nota ni discrimino a nadie pq sea gay, catalan o murciano. Cada uno que viva lo que es con libertad y deje al resto hacer lo mismo… respeto tu opinión, pero se acerca más a un juicio personal… para pensar, no?

    Reply
  4. yo 6 octubre, 2010 at 21:51

    Seguramente eres de esos gays que pasan como heterosexuales, que dicen de si mismos “a mi no se me nota” y que escriben en los foros “las maricas me dan asco, no quiero conocer a ninguna pluma por ahí yo soy bien caleta” y que luego encima se dan el tupé de discriminar a los gays cuando están en público para que nadie piense mal de ellos.
    La verdad, se nota que la vida te ha dado un buen revés y te ha estigmatizado por otro lado. Para pensar no?

    Reply

Dejar una respuesta