la felicidad no depende de tu VIH

De entre todas las vidas puede que esta no sea la que siempre haya pensado en tener, pero desde luego de no haber tenido esta no hubiera pensado en esas otras y de haber tenido otra puede ser que entre las que quisiera tener estuviera esta. Paradojas, inconformismos, realidades o verdades. No valorare mi vida desde ningún punto, ya no me da tiempo a ser astronauta ni director de un complejo hotelero en una isla aislada, tampoco podría asegurar cual ha sido el mejor momento de mi vida, en mi caso casi nunca cualquier momento pasado fue mejor y confío de una forma extraña en el futuro y en tiempos mejores… De vez en cuando el virus me recuerda que el pasado fue mejor sin él, y en este presente su realidad de vez en cuando me altera.

People_by_Mollicles420

Y en un momento paseando por la calle me cruzo con dos, tres, cinco… personas. Tal vez una tarde y tres cafés no sean suficientes para intentar entender la vida según alguno de ellos, para escuchar sus problemas, su infancia feliz o infeliz y su adolescencia llena de miedos o complejos. Tal vez en una semana llena de cafés pueda empezar a entenderle y desde luego no estoy yo por la labor de ponerme a conocer a todo el que pasa por la calle, pero me hago pequeñito cuando miro a los ojos a tanta gente anónima para mi en aeropuertos, estaciones e intento navegar en sus expresiones, en las arrugas de su cara e intento imaginarme cual es el motivo de sus penas y alegrías. Tantas historias como personas, terribles, felices, angustiosas o tremendamente románticas y afortunadas.

Dicen que la gente que esta contigo en esta vida ha desempeñado otro papel en torno a ti en vidas pasadas, no se si habrá vidas o vendrán otras, interactuamos entre quienes nos importan y muchas veces sus vidas llevan nuestro tiempo… tantas vidas y tantas historias.

Conoces a alguien que siempre diga “Soy feliz” ?¿ Nunca he conocido a nadie que se considere demasiado afortunado ni demasiado feliz, la felicidad no puede ser por demasiado tiempo un estado, son momentos que debemos aprovechar, pero una vez escalada la montaña buscamos otra y no disfrutamos de la felicidad de haber llegado a la cumbre…

Mi infancia no fue demasiado feliz, en mi adolescencia viví en los problemas de mis padres, me fui de mi ciudad sin saber que necesitaba alejarme para encontrarme a mi, mis miedos, mis metas, mis limites y todo aquello no demasiado afortunado vivido tiempo atrás me dio la fuerza y la decisión para formar aquel presente, pensaba que nunca me llegaría a arrepentir de nada que hiciera si lo llegaba a hacer. Me equivoque también.

Con el único poder de mi palabra escribo en este Blog, cargado de un virus que me ha enseñado otra vida y tan dispuesto a aprender, escuchar y entender como nunca lo estuve antes, porque ahora también aprendo de vosotros que me hacéis llegar vuestra palabra y me contáis vuestros días, vuestras noches, vuestros miedos… y si pudiera dedicaría mis días y mis noches a tomar café con vosotros, para poder escuchar ese dolor que no sabéis como hacer salir, para quitarle importancia a la vida y saber que cada cosa bella que nos muestra es mas bella aun por poder recordarla mucho tiempo.

3 Comments la felicidad no depende de tu VIH

  1. fede 8 septiembre, 2017 at 02:40

    Sabias y hermosas palabras! gracias por ayudarme!

    Reply
  2. LUCAS 6 agosto, 2011 at 05:42

    animos¡¡

    Reply
  3. lua 26 marzo, 2010 at 15:10

    Tomar café contigo sería inolvidable, muchos besos y abrazos.

    Reply

Dejar una respuesta